translate - 翻譯 - traduire - अनुवाद - übersetzen - ترجمة - 翻訳する - перевести

COMPARTE

Contamos la Historia, los Misterios y las Leyendas de la Maravillosa Ciudad que ostenta los Títulos de "Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Invicta y Mariana Ciudad de Sevilla"

¡Te recomendamos una variada oferta de cómo visitar la ciudad de una forma diferente y divertida!

by Sevilla Misterios y Leyendas © 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23 de noviembre de 2014

Antoñito Procesiones

Sevilla ha dado personajes geniales, populares, únicos, como sacados de las obras de Mateo Alemán o de Cervantes. Personajes irrepetibles que llegaron a gozar del amor de la Ciudad por mostrarse sin ambigüedades, como ellos eran, en una Sevilla en la que el hambre y la pobreza agudizaba los perfiles. Aunque hoy, por una extraña genética, nacieran personajes como aquellos, ya no tendrían el favor en este parque de atracciones en el que han convertido a la ciudad antiguamente llamada de "las justas proporciones".

Personajes como el inolvidable "Vicente el del canasto", con su mano en los ojos a modo de visera buscando a su novia perdida; al serio, enjuto y refinado "Sarasate", tocando -a modo de los versos de León Felipe- un viejo y roto violín; a "El Pollito", que entretenía al personal con un pañuelo del que salía en una estampida un pollito inexistente; al que se apostaba, en las puertas del Catunambú o de Casa Marciano, cantando sin parar el repetido tarareo "que buen cafelito tiene, que buen cafelito tiene..."; el que se hacía llamar don Fermín, con abrigo de paño en invierno y en la alta canícula agosteña, que hacía juegos malabares con las cajas de cerillas que vendía en los aledaños de un gran almacén, y que contaba a todo el mundo que era novio de la vedette Addy Ventura... Pero ninguno atrajo tanto el amor y el cariño de Sevilla como este hombre grandullón, fuera de lo normal, bondadoso y con cara de niño, llamado Antonio Sanz Ramos, al que su ciudad conoció siempre con el gran título de "Antoñito Procesiones" o "Antoñito Cofradias".



Antoñito «Procesiones» nació en Buenos Aires en el seno de una familia española de emigrantes. Su mejor biógrafo y exégeta sentimental ha sido sin duda Antonio Burgos, uno de los contribuyentes paganinis semanales de un real para la sociedad unipersonal "La Gloria de España", cuyo fundador y cobrador era el mismo Antoñito para el alto fin de la compra de sus cigarros puros. Burgos, en una de sus páginas inolvidables de ABC, que además publicó en su excelente libro "Sevilla en cien recuadros" (Espasa Calpe. 1990), con el título "Amargura" para Antoñito, nos lo fijó eterno, en una prosa poética envidiable, en una Sevilla eterna que está dejando de serlo, cuando en aquel mes de agosto de 1989 la Reina de los Reyes quiso fundirlo en sus varales, que llevarían el olor inconfundible del incienso de sus farias mezclado con el de los rosáceos nardos.


No había banda de música que no sintiera la presencia, al lado del guión, de Antoñito Procesiones. Cuando el Corpus era el Corpus, en esa mañana gloriosa en la que Dios sale a pasear por sus calles y la banda del Regimiento de Infantería Soria 9 rendía sus honores, allí estaba Antoñito, con su traje oscuro, su chaleco, su camisa blanca y su corbata negra, acompañando al director, don Pedro Gámez Laserna, para que todo saliese según el protocolo de las cosas grandes. Y así con el asturiano don Pedro Braña, su amigo, cuando Antoñito se quedaba embobado escuchando los sones de la Banda Municipal. No había banda que se preciara si no iba con ella, ufano y saludando, unciendo en su mano un puro, el gran Antoñito, el que recibió el apelativo cariñoso de Antoñito Procesiones o Antoñito Cofradías. Tanto amor le tenía a un tambor y una corneta, a un trombón o un clarinete, que cuando estaba impedido, cuando ya no tenía fuerzas para andar con sus enormes zapatos de pies planos, Sevilla, la Tertulia Cofrade "El Cañonazo", en 1982, le organizó un desfile de bandas por su calle Chicarreros, en la que no podía faltar la composición "Amargura", esa que él tarareaba, con sus mofletes inflados, cual si fuese Font de Anta pasando su inspiración al pentagrama.

Se fue Antonio Sanz Ramos, "Antoñito Procesiones", y con él se nos fue parte de una Sevilla que ya no volverá, porque está mutilada en sus esencias, en sus perfiles y en sus hombres. Fallecio un 30 de agosto de 1989 en el Hospital General Virgen del Rocío Sevilla a la edad de setenta y cinco años.

ARTICULO PUBLICADO EN ABC EL 31/08/1989

En los últimos años se comentó la ausencia de Antoñito en las procesiones, en los días de Semana Santa y en los conciertos de música de distintas bandas. Según se pudo saber problemas circulatorios impedían a esta peculiar figura asistir a su cita con la Semana Santa, así como realizar sus matutinos paseos por la calle Sierpes y adyacentes. Hermano de la cofradía de Nuestro Padre Jesús de Pasión y conocido por haber protagonizado distintas anécdotas que ya forman parte do la historia de Sevilla.

Inimaginable sin su inseparable cigarro puro, Antonio dejaba tras de sí una estela de simpatía en su ir y venir por la calle Sierps, donde la gente le saludaba como toda una respetada institución que era. De el se recuerda esa sociedad, «La Gloria de España», 'que fundó, y de la que era único miembro, sociedad destinada a comprarle sus puros asi como aquella anécdota que protagonizó al beberse el agua de un conferenciante en el Ateneo, o cuando se «autoinvitó» a la primera boda de la duquesa de Alba y acabó con los pasteles del convite. Claro que la imagen de este personaje sevillano quedó invariablemente unida a las procesiones, que le dieron nombre, y a su amor por la música.

Fuente: http://desdemitorrecobalto.blogspot.com.es - http://hemeroteca.sevilla.abc.es

SMYL©2014

No hay comentarios :

BUSCA EN LA WEB

BUSCA CONTENIDO EN ESTE BLOG

AQUÍ TU ACTIVIDAD

AQUÍ TU ACTIVIDAD
¡ Pregunta cómo !

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... cookieassistant.com