translate - 翻譯 - traduire - अनुवाद - übersetzen - ترجمة - 翻訳する - перевести

COMPARTE

Contamos la Historia, los Misterios y las Leyendas de la Maravillosa Ciudad que ostenta los Títulos de "Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Invicta y Mariana Ciudad de Sevilla"

¡Te recomendamos una variada oferta de cómo visitar la ciudad de una forma diferente y divertida!

by Sevilla Misterios y Leyendas © 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

27 de enero de 2013

Certamen novela corta - nº 3 - El Nazarenito por JÓTAPÉ

EL NAZARENITO

“ PAM PAM PAM”
En el silencio de la noche el sonido parecía petardos estallando …
El convento de Santa Isabel, normalmente buceando en silencio,
parecía despertar abruptamente, pese a que el sol aún no había salido.
“PAM PAM PAM”
La segunda vez dos monjas salieron al mismo tiempo de sus
habitaciones y corrieron en dirección a la puerta.
Esperen!
La voz enérgica de la madre superiora las hizo parar. Ella ya estaba
junto al portal...
Sé quien es, yo me ocupo.
Las dos monjas hicieron una reverencia respetuosa y volvieron hacia
atrás.
La superiora abrió entonces la gran puerta principal del convento.
Tranquilo.
Qué pretende? Despertar a todo el convento?
Delante suya un hombre alto, de hombros anchos contrastaba con
una figura minúscula que sujetaba por la mano, firmemente, pero con
cariño.
Pasen.
Volvió a cerrar la puerta. Les indicó una pequeña habitación con una
mesa … sin sillas …
Gracias
por nos recibirnos. Perdone la hora, pero yo trabajo en la
terminal del ferrocarril … y empiezo muy pronto … no puedo llegar tarde

Vale,
no importa. Entonces ese es el niño? le
apartó la capucha
y pudo así verle la cara.
El niño, visiblemente asustado, la miró fijamente.
Como
te llamas, pequeño?
El niño no contestó, fue el hombre el que lo hizo …
Tomás
… le llamamos Tomasín.
Y
que edad tienes, Tomasín?
El niño la miró y sin abrir la boca estiró las dos manos con algunos
dedos abiertos … ocho en su total …
Como
ya le he dicho, su madre … que Dios la tenga … se ha
muerto hace seis meses … yo … lo he intentado … pero no puedo … este
niño necesita más de lo que yo le puedo dar …
Vale,
señor … cuidaremos de el … va al colegio?
El hombre bajó la mirada …
No
… yo estoy todo el día trabajando, llego tarde … salgo muy  pronto …
Y
el niño se queda solo?
Sin contestar el hombre hizo un movimiento afirmativo con la cabeza

Bueno
… usted descuide … Tomasín está ahora en muy buenas
manos … el Señor nos ayudará con el …
Hubo unos segundos de gran silencio … después el hombre se
arrodilló y abrazó al niño …
Perdóname,
hijo mío … es lo mejor para ti …
Gruesas lágrimas le caían por la cara mientras el niño lo abrazaba
sin comprender verdaderamente lo que pasaba …
Gracias,
hermana … gracias por todo …
De un golpe se levantó y y salió sin mirar hacia atrás …
Ven
Tomasín … te mostrare el convento …
Le estiro la mano que el niño, con mucho miedo, cogió.
Así entró Tomasín en el convento de Santa Isabel, en pleno casco
antiguo de Sevilla.
A su padre jamas lo volvería a ver … pero la verdad es que se sentía
muy bien ahí …
Sentado a la mesa enorme del gran refectorio … Tomasín comía,
junto a las monjas, en cuanto revivía el momento de su llegada … ya
había pasado todo un año … a su lado una pequeña vara que encontró en
el jardín y de la que nunca se separaba … un día su padre lo llevó a la
feria, el era muy chiquitito, pero lo que jamás olvidaría era que habían
entrado en una caseta en que estaba un mago … ha visto cosas que jamas
comprendería … pero se acordaba que ese hombre tenía una pequeña vara
… la que encontó era muy parecida.
Ya se había sentado innúmerables veces en aquel gran salón … y ya
se había acostumbrado al silencio con que solían hacerse las comidas …
Al terminar se levantó, cuando todo el mundo lo hizo y se fue
corriendo a su habitación … tenía que coger unos cuadernos que la clase
de historia empezaría dentro de pocos minutos y la madre superiora no
admitía retrasos …
Le gustaba aprender … historia era una de sus clases preferidas …
también le gustaba Lengua Española y catecismo … todo menos Latín …
eso no le gustaba … para nada …
Era el único niño del convento, por eso las clases tenían un único
alumno … él …
Tomasín
… hoy vamos conocer la historia de Francisco Garcia
Tejero … te suena el nombre?

Si
señora. La
afirmación dejó la monja profesora sorprendida

Ah
sí?!!!? se
acercó y
de donde conoces tú ese nombre?
En
la iglesia, madre … en el suelo, junto al coro, hay una gran
piedra que tiene unas palabras escritas … no consigo leer todo, pero puedo
reconocer ese nombre … Francisco Garcia Tejero.
Muy
bien, Tomasín … eres muy buen observador … la
monja
estaba verdaderamente impresionada … ese niño era muy inteligente y un
excelente alumno.
Y
sabes a quien pertenecía ese nombre?
No
señora … eso no lo sé.
Pues
te explico … D. Francisco, el padre Francisco, fue el
responsable de todo esto que tenemos aquí... delante
de la mirada
sorprendida del niño continuó Nació
cerca de Sória, en 1825, vino a
estudiar a Sevilla y aquí conoció su verdadera vocación … el sacerdocio …
tomó como su principal objetivo ayudar las mujeres de mala vida y para
eso fundó la Congregación de "Religiosas Filipenses Hijas de María
Dolorosa", a la que todos pertenecemos.
Tomasín bebía las palabras de la profesora.
En
1868 estalla la revolución que destrona a Isabel II y él tiene
que huir de Sevilla. Pero vuelve poco después, clandestinamente, para
continuar con su obra. Esa piedra que tu has visto es su tumba.
Los ojos del niño se abrieron de espanto …
Tumba
?!!!?
Si,
Tomasín. El padre Francisco murió en finales de 1909 y fue
enterrado aquí.
El niño seguía con mirada de sorpresa … había pisado la tumba de
alguien … y de alguien importante …
Una
mujer, también muy creyente lo ayudó a edificar este
convento … se llamaba María de los Dolores Márquez y Oñoro … también
ella esta enterrada en el coro bajo, al lado del padre …
Otra sorpresa para él … tenía que visitar de nuevo la iglesia del
convento … ahora la miraría de un modo mucho mas respetuoso …
Que
pasa, Tomasín el
niño, siempre muy atento, parecía ahora
un poco distraído.
Perdone,
hermana … suena algo raro …
La verdad es que se escuchaba a lo lejos una música, parecía una
orquesta …
Después un momento de pausa, la monja sonrío …
Ven
… subamos arriba … terminemos la clase por hoy.

Subieron a la planta superior y se acercaron de la ventana … la
música se iba escuchando cada vez con más claridad … le encantaba
aquella melodía …
Al mirar por la ventana volvió a poner aquellos ojos abiertos de
sorpresa.
Sabes
lo que es, Tomasín?
No
señora.
El
paso de los gitanos.
Un cortejo impresionante … todos de túnica blanca, con botonadura
de color morado, capa blanca y antifaz de terciopelo morado, zapatos
negros, guantes blancos … y la música … le ponía los pelos de punta …
Delante, levantada por unos ocho hombres, la imagen de una virgen
… muy triste …
La monja se dió cuenta del interés del niño por la imagen …
Es
la Virgen de Las Angustias.
Y
porque hacen esto?
Porque
hoy es sábado santo, y las confradías hacen sus pasos en
homenaje a la muerte de Cristo … es así todos los años …
Y
que és necesario para poder ir en ese cortejo?
La monja no pudo contener una sonrisa, le pasó la mano por la
cabeza en un gesto de cariño …
Tienes
que ser mayor, Tomasín … aún eres muy jovencito …
Ya
tengo nueve años. la
afirmación salió con un porte altivo …
Necesitas
unos años más … tienes que tener paciencia … anda,
volvamos dentro, a la madre superiora no le gusta que pasemos mucho
tiempo a la ventana.
Al regresar dentro Tomasín tomó una decisión … un día saldría con
el paso de la Confradía de los Gitanos … un día se vestiría así de blanco ...
La idea no le abandonó un solo momento en los meses siguientes.
Durante horas paseó por los pasillos interiores del convento, siempre
acompañado de su vara, que secretamente consideraba mágica …
Sin que se enterase, la madre superiora lo observaba desde la planta
de arriba… un día y otro … hasta que una tarde …
Tomasín
!
Levantó los ojos en dirección de la mirada.
Sí,
señora.
Sube,
quiero hablarte.
Obediente, el niño corrió por las escaleras.
Aquí
estoy, señora.
Ven,
entra en mi despacho.

Era una pequeña habitación con una mesa y una silla de cada lado.
Siéntate.
Tomasín estaba intrigado … que querria la madre superiora?
Que
te pasa, hijo mío?
Perdone
… no se de qué habla …
Te
observo hace unas semanas … pasas tu tiempo libre en el
jardín, caminando de un lado al otro … mirada perdida … y siempre con
eso … en la mano …
Avergonzado intentó esconder la vara …
Tranquilo,
Tomasín … no es prohibido tener una vara …
Respiró aliviado … por un momento pensó que le iba a confiscar su
vara mágica …
Anda
… puedes contarme … que te pasa … sabes que me
preocupo contigo …
Tengo
un deseo … pero no sé cómo conseguirlo …
Cuéntame
… intentaré ayudarte …
No
puede …
Anda
… cuéntame …
Me
gustaría mucho salir en el paso de la confradía de los Gitanos
… me encantaría vestirme de blanco y acompañar a la virgen …
La madre superiora estaba sorprendida …
Tomasín hacía girar varias veces la varita entre sus dedos …
Pero
ya me han dicho que aún me faltan muchos años para que
pueda hacerlo.
Pues
… la verdad es que sí … se
acercó un poco más a él y
donde te vienen esas ganas tuyas?
La
he visto pasar, el otro día … entonces comprendí que era eso lo
que más quería …
La madre lo dejó salir del despacho y Tomasín continuó caminando
por el jardín … aún era pronto para la cena.
Su vida no tuvo muchas alteraciones en los días que se seguierán …
pero no perdió la oportunidad de acercarse al coro de la iglesia para
observar con más detalle la piedra con el nombre grabado … Francisco
García Tejero … y pensar que estaba sepultado ahí mismo …
Unas semanas más tarde la madre superiora le mandó llamar de
nuevo a su despacho.
Hijo
mío … tengo buenas noticias para ti.
De
que me habla, señora?
He
hablado con la confradía … harán una excepción … el próximo
año te dejarán ir con ellos … diciendo esto abrió ambos los brazos
esperando una manifestación de alegría por su parte.
Pero Tomasín quedó inmovil … mirándola … casi se podría decir que
con un poco de tristeza …
Qué
te pasa? No estás feliz con lo que te he dicho?
Si
… pero
una lágrima broto de sus ojos.
La madre se arrodilló para quedar a su altura …
Me
dices que te pasa?
Después de unos momentos de silencio, el niño consiguió hablar …
No
tengo túnica, ni cinturón … ni nada … no podré ir … rompió
en llanto …
La madre le abrazó.
Tranquilo,
Tomasín … lo solucionaremos …
Cómo?!!!
Verás
… y si hablamos con la madre Concepción? Es ella quién
trata de las vestimentas de todo el mundo … puede que pueda hacer un
traje de la confradía … quieres que vayamos hablar con ella?
La expresión del niño cambió … ahora sí … creía que era posible
cumplir su sueño …
Al día siguiente hablaron con la madre costurera que de pronto se
mostró ilusionada con la idea de vestir a Tomasín de acuerdo con las
normas de la confradía.
El tiempo fue pasando … el niño contaba los días que faltaban para
la Semana Santa.
Ese año la navidad tuvo otro color y el fin de año más ilusión.
Una mañana de primavera se hizo notar un lugar vacío en la mesa
del desayuno … alguien faltaba …
La madre superiora notó el espacio libre … faltaba Tomasín … y eso
era muy raro … Tomasín era de los más puntuales de todo el convento.
Sin hacer comentarios la buena mujer terminó de comer y se acercó
a la habitación del niño.
Abrió la puerta … Tomasín esta acostado …
Tomasín
… hijo mío … te has dormido?
El niño la miró pero no contestó. Ella se acercó y le puso la mano
abierta sobre la frente … Diosss … quemaba …
Hijo
mío … qué tienes?
Frío
… mucho frío …
Estas
enfermo querido mio … mandaré llamar el doctor de
inmediato.
Salió con paso apresurado.
Cerca de dos horas después el médico auscultaba el niño
atentamente.
Qué
le parece doctor?
Es
grave … neumónia avanzada … puede que se recupere en las
próximas 48 horas … o … … no …
Todos se quedaron en silencio. La Madre Concepción estaba presente
y se acercó a la cama de Tomasín.
Te
pondrás bueno, hijo mio …
El niño la miró e intentó sonreír …
Estoy
… bien … …
Tienes
que ponerte bueno … ya terminé tu traje para el paso de
los Gitanos … quieres verlo?
Los ojos de Tomasín se abrieron de alegría …
De
verdad? Qué bueno … puedes traérmelo?
La Madre Concepción miró a la superiora … esta, con la cabeza, dojó
que si.
Te
lo traeré mañana, vale?
Vale
… muchas gracias …
Al día siguiente se reunieron unas cuatro monjas en la habitación de
Tomasín. La Madre Concepción entró triunfal con el traje en la mano …
El niño se sentó en la cama …
Miraba la túnica blanca, impoluta, con verdadera devoción …
Ahora
sí … está todo … me pondré bueno … ya podré ir con ellos

En un día de lluvia, la Madre Superiora cerraba la puerta de su
habitación … era hora de cenar … y se dirigía al refectorio cuando el
silencio del convento fue rasgado por un grito estridente.
Se quedó petrificada. Después de algunos segundos de silencio un
nuevo grito se hizo escuchar …
Venía de la planta baja … aceleró el paso y caminó en dirección del
sonido.
Fue así que llegó a la habitación de Tomasín. Una monja arrodillada
al lado de su cama rezaba … el niño parecía dormir …
Le llevó un par de segundos a comprender … no podía ser … no era
posible …
Le tomó por el pulso, le puso dos dedos sobre su yugular … no había
duda … Tomasín había muerto.
Se arrodilló al lado de la otra hermana … rezaría por su alma …
normalmente no permitía que nadie se enterase de sus sentimientos …
pero no pudo retener sus lágrimas … quería a Tomasín como si de su
propio hijo se tratase … era un duro golpe …
Todo el barrio de San Marcos se enteró de la historia de Tomasín.
Su funeral estuvo repleto de gente … muchos fueron los que
quisieron acompañarle en su último viaje … vestido con su traje de
confradía que no había podido estrenar…
Después … la Madre superiora subió a su habitación … y cerró la
puerta … con llave, cosa que jamas hacía por norma.
Encima de su cama estaba la varita del niño …
Guardó la varita en el cajón de su mesita de noche.
Ese año la lluvia dió una tregua en el Sábado Santo.
Inicialmente en riesgo de no salir, la procesión de la confradía de los
Gitanos y de los nazarenos de la Virgen de las Angustias pasó por la
puerta del convento. Por detrás de la ventana de su despacho, la Madre
Superiora y la Madre Concepción la vieran pasar y lloraban, acordándose
de Tomasín.
Un de los últimos hermanos del paso miró hacia atrás y se dió
cuenta de un bulto que los seguía a unos veinte metros.
Pasado unos minutos volvió a mirar … era un hermano, trajeado de
rigor, como ellos … pero parecía ser muy bajito …
Volvió a mirar … ahora lo veía más claramente … era un niño … un
niño vestido de su confradía …
Decidió pararse y esperarlo … ver quién era …
Pero el niño también se paró.
Caminó en su dirección … pero el niño le dió la espalda y empezó a
correr.
El corrió también … el niño dejó caer algo … pero no detuvo su
carrera … dobló la esquina del convento cuando el hermano ya casi lo
tenía a su alcance … pero al doblar la esquina … no había nadie …
imposible … no podría desaparecer así … y ahí no había ninguna puerta
… miró el suelo buscándo lo que le había caido … un pequeña varita …
Del convento salió la Madre Superiora …
Qué
le ha pasado?
Buenas
tardes Madre … un niño … lo he visto … nos seguía …
intenté hablar con él … pero huyo … y … desapareció …
Lo
estaba viendo desde la ventana del convento … lo he visto
correr a usted … pero no he visto ninguno niño …
Pero
juro que estaba allí … mire le
dio la varita se
le cayó
esto …
Temblando, la Madre Superiora cogió la varita … no podía ser …
Salió aceleradamente. Ella se quedó allí … inmóvil … mirando la
varita … después rápidamente entró y se fué a su habitación …
Su primera acción fue abrir el cajón de su mesita de noche … la
varita no estaba … y era en todo idéntica a la que tenía en su mano …
Un grito seco se le quedó en la garganta … no podía ser …
Se sentó en su cama … sentía fuertemente la presencia del niño …
no estaba nerviosa sino tranquila … feliz … en su cabeza escuchó la voz
siempre fresca de Tomasín:
“Gracias
… finalmente he cumplido mi deseo.”
Esta
es un leyenda que se escucha por las calles de Sevilla, en boca de
gente a quien los años han dado mucha experiencia de vida …
El convento de Santa Isabel aún existe en el numero 2 de la calle
Hiniesta, dando su portal hacía la Plaza del mismo nombre.
Del primer edificio de este convento sólo se conservan un patio con
pilares octavados de factura mudéjar y una fuente renacentista realizada
en mármol.
La historia de la confradía también es real …
La actual hermandad es el resultado de la fusión en 1975 de la
Hermandad Sacramental de la parroquia de San Román con la cofradía
de nazarenos del Cristo de la Salud y la Virgen de las Angustias.
Ésta había recorrido previamente varios templos de la ciudad.
Fue fundada en 1753, en el trianero convento del Espíritu Santo, por
Sebastián Miguel de Varas y otras personas de etnia gitana, pero no llegó a
realizar desde allí su salida procesional, pues este mismo año es
trasladada al Pópulo, donde destacó en su labor de ayuda en las
sacramentaciones que se hacían en los extramuros de la ciudad.
En el siglo XIX, con la desamortización y cierre de este convento pasó a
San Esteban en 1837, y obtuvo el título de real tras ser recibido como
hermano el rey Fernando VII de España.
En 1860 su sede canónica se trasladó a San Nicolás, y finalmente a
San Román en 1880, donde el incendio, el 18 de julio de 1936, destruyó
todas las posesiones de la hermandad. En 1937 hizo estación de penitencia
sólo con el paso de la Virgen de las Angustias.
Tras permanecer varios años en Santa Catalina, vuelve otra vez a
San Román en 1950, a cuya sacramental queda unida en 1975.
En 1999 se traslada a su sede actual, la iglesia del Valle.
El primer Lunes de Cuaresma del 2009, el Padre Jesús de la Salud
presidió el XXXIV Vía Crucis del Consejo de Hermandades y Cofradías de
Sevilla, frustrado por la lluvia, no llegando a salir siquiera del templo.
Ese mismo año la Casa de Alba, que está muy vinculada a la
hermandad, donó unos respiraderos con 123 Kg de plata para el paso de la
Virgen, habiendo donado ya un manto. La propia duquesa de Alba formó
parte de una junta de gobierno.
A esta hermandad perteneció hasta su muerte Paco Palacios El Pali.
Dicen, algunos, que por la noche de Viernes Santo se sigue vendo un
niño salir del portal del Convento de Santa Isabel … es el nazarenito.

Fuente: antoniocamel©2012

No hay comentarios :

BUSCA EN LA WEB

BUSCA CONTENIDO EN ESTE BLOG

AQUÍ TU ACTIVIDAD

AQUÍ TU ACTIVIDAD
¡ Pregunta cómo !

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... cookieassistant.com