translate - 翻譯 - traduire - अनुवाद - übersetzen - ترجمة - 翻訳する - перевести

COMPARTE

Contamos la Historia, los Misterios y las Leyendas de la Maravillosa Ciudad que ostenta los Títulos de "Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Invicta y Mariana Ciudad de Sevilla"

¡Te recomendamos una variada oferta de cómo visitar la ciudad de una forma diferente y divertida!

by Sevilla Misterios y Leyendas © 2016

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

20 de mayo de 2012

Vicente el del Canasto

Con  la historia de Vicente  “el del canasto” empezamos una serie de relatos de los personajes más pintorescos y famosos de Sevilla, los sevillanos de a pie que se han convertido en verdaderas leyendas sevillanas.



Sin duda, esta es la fotografía más conocida de aquel hombre al que nadie conoció en Sevilla como Vicente Orozco Moreno, que así era su gracia, como se decía antiguamente, sino con el nombre de "Vicente el del canasto", un pobre suicida entre los coches de Sevilla que corría con su canasto de mimbre a cuestas, como los antiguos mariscadores, por entre la Puerta de Triana, El Postigo, la Casa de la Moneda y el Paseo Colón, cercano a su pobre domicilio de la orilla sevillana, tras las naves del Barranco.



Vicente era un hombre, que igual podía tener 35, como 55 años. Siempre se le conoció la misma cara.
Era muy delgado, con la cabeza bastante calva por arriba. Siempre llevaba unas alpargatas, un pantalón raído - al que se daba una vuelta en la cintura para acortarlos un poco-, y una camisa blanca con las mangas arremangadas hasta el codo.
No parecía tener nunca ni frío ni calor, sólo cuando llovía solía ponerse una capa impermeable a media pierna con su capucha bien calada tapando su inminente calvicie y casi la frente, y a la vez que tapaba su mercancía.



Colgaba de su brazo un canasto plano, con un asa por el medio y un trapo blanco extendido de un lado a otro cargado de chucherías. Cartuchitos pequeños con frutos secos.
Vicente salía de debajo del puente de Triana, - allí vivía en una chabola-, y se recorría las calles de los alrededores ofreciendo su mercancía. Andaba con paso ligero que te hacía pensar que siempre llevaba prisas.




Era como una parte del paisaje, siempre estaba por la entrada del Puente de Triana, por el paseo Colón, una avenida amplia que está en una margen del río. Pero sobre todo por la calle Reyes Católicos hasta la plaza de la Magdalena.


Vicente pasaba entre los coches con una mano puesta como visera y metía la cabeza por las ventanillas de los mismos, y a veces tenía que hacer filigranas para salir y abrirse paso entre los vehículos de la calzada una vez que estos echaban a andar de nuevo,

Los conductores le increpaban con bromas, pero él les hacía una mueca y seguía sin inmutarse.
Nunca faltaba a la puerta de la Maestranza una tarde de toros.
A veces te regalaba unos cacahuetes y se marchaba canturreando por lo bajo.
Todos decían que Vicente moriría atropellado por un coche.
También se decía que la costumbre de meter la cabeza por las ventanillas y mirar dentro, era porque andaba buscando una novia que tuvo y que se fue con otro, o a su padre que se lo llevaron los nacionales hace tiempo, para fusilarlo.



Decían que estaba un poco loco, quien sabe.
Era como una parte de Sevilla: todo el mundo lo conocía y le gastaba bromas.
De buenas a primeras, dejamos de verlo, pero no le echamos de menos hasta algún tiempo después.
Nos decíamos:
- Hace tiempo que no se ve a Vicente el del canasto
- Sí, es verdad, ¿por dónde andará ahora?
Pero eso fue todo.

Al cabo de varias semanas, alguien nos dijo que había muerto, que se lo habían encontrado una mañana sin vida, debajo del puente, donde tenía su morada, pero este dato solo es una leyenda urbana.

Si tú le preguntas a alguna persona de 40 o 50 años, por Vicente el del canasto, todos saben quién era. Pasó por la historia de la ciudad, como tantas personas que parecen formar parte del paisaje diario que vemos.

No murió atropellado por un coche, como todos suponían. Lo mató la indiferencia, la desidia del mundo para tantas personas que están a nuestro alrededor y no nos preocupan ni mucho ni poco. 

Falleció en la Residencia Nuestra Señora de los Ángeles, en Espartínas, el día 3 de agosto de 1991

Allí donde quiera que esté, seguro seguirá con su canasto colgado del brazo, ya no irá buscando a nadie... pero sonriente y feliz.



DOS CANCIONES DEDICADAS A VICENTE:


Martires del Compas - La hora Vicentina



Silvio y Sacramento - Camarones (Crawfish) 

 
Sevilla Misterios y Leyendas  Antoniocamel © 2012

No hay comentarios :

BUSCA EN LA WEB

BUSCA CONTENIDO EN ESTE BLOG

AQUÍ TU ACTIVIDAD

AQUÍ TU ACTIVIDAD
¡ Pregunta cómo !

Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... cookieassistant.com